Escrito por Tendenzias

Trabajar a través de una ETT

Una de las maneras más habituales de encontrar trabajo hoy en día es a través de una Empresa de Trabajo Temporal, lo que todos conocemos popularmente como una ETT. Por supuesto, resulta una vía tan válida como cualquier otra para empezar a trabajar de nuevo pero hay que tener en cuenta ciertas características especiales de la relación laboral que se establece.

¿Qué es una ETT?

Empecemos por decir que una ETT es aquella empresa que pone trabajadores a disposición de otras empresas para satisfacer sus necesidades temporales de personal. Es decir, la empresa usuaria contrata los servicios de una ETT para que le ceda los servicios de uno de sus trabajadores empleados.

Hay que tener en cuenta que una ETT, para ejercer como tal, debe disponer de una estructura sólida y dedicarse de forma exclusiva al desarrollo de las actividades propias de la empresa de trabajo temporal. Además, entre otros requisitos administrativos, debe constituir una garantía para responder de las posibles indemnizaciones, salarios y deudas de Seguridad Social que pueda contraer.

Características del contrato de puesta a disposición

Cuando una empresa contrata a un trabajador a través de una ETT lo hace a través de lo que se denomina Contrato de puesta a disposición. De esta manera, el trabajador es cedido por la empresa de trabajo temporal para prestar sus servicios a la empresa usuaria y someterse a sus directrices.

Aunque exista una cláusula que diga lo contrario en el contrato, no hay ningún impedimento para que, al finalizar el contrato de puesta a disposición, el empleado sea contratado directamente por la empresa usuaria.

De todos modos, hay ciertas ocasiones en las que una empresa no puede hacer un contrato de puesta a disposición con una ETT:

• Para sustituir a trabajadores en huelga
• Para hacer trabajos peligrosos para la salud o la seguridad
• Cuando en el año anterior la empresa haya amortizado esos puestos de trabajo por despido declarado improcedente o por dimisión del trabajador por causa justificada, despido colectivo o extinción del contrato por causas objetivas excepto en los supuestos de fuerza mayor.

Relación entre el empleado y la ETT

En su relación con la Empresa de Trabajo Temporal que los contrata, los trabajadores tienen derecho a:

  • Percibir como mínimo la retribución señalada por el convenio colectivo del sector, incluyendo, además, la parte proporcional correspondiente al descanso semanal, las pagas extraordinarias, los festivos y las vacaciones.
  • Recibir una indemnización económica en el momento que finalice el contrato de puesta a disposición, que será equivalente a 12 días de salario por cada año de servicio.

Relación entre el trabajador y la empresa usuaria

Cuando una empresa contrata a un trabajador a través de una ETT debe cumplir ciertas obligaciones respecto a él:
Informarle de los riesgos que puede tener el ejercicio de su puesto de trabajo y las medidas de protección que debe tomar
Responsabilizarse del recargo de prestaciones de Seguridad Social en caso de accidente de trabajo o enfermedad profesional que tenga lugar en su centro de trabajo.
Responder subsidiariamente de las obligaciones salariales y de Seguridad Social de la ETT respecto al trabajador durante la vigencia del contrato de puesta a disposición.


A la vez hay que tener en cuenta que, pese a tener una relación de trabajo con la ETT, el trabajador puede aprovecharse de su presencia en la empresa usuaria para conseguir ciertos beneficios como, por ejemplo, valerse de los representantes de los trabajadores para presentar reclamaciones laborales o usar los medios de transporte e instalaciones colectivas de la empresa usuaria.

Si tienes alguna duda sobre lo que significa tener un contrato por una ETT, puedes encontrar más información entrando en estas páginas web:

Serpadres
UGT
Laboris

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos