Escrito por Tendenzias

Despido improcedente

En primera instancia, hemos explicado algunas estrategias para poder enfrentar el despido laboral de un modo positivo. Ahora bien, una vez que se ha atravesado la faceta de la angustia o de la depresión y la persona despedida se siente mejor, es necesario saber si se ha tratado de un despido procedente u improcedente. Ya hemos mencionado qué ocurre cuando se trata de un despido procedente. Aquí veremos un caso de despido improcedente.

despidoimprocedente

Tal como decíamos anteriormente, es necesario estar informado de que sobre lo que dictamina la normativa del Real Decreto Legislativo 1/1995, del 24 marzo de 1995, que explica las diferentes causas del cese contractual. Asimismo, explicamos que un despido procedente puede ser recurrido por el trabajador si no existe una decisión del Tribunal Supremo de Justicia. Además, como las empresas disponen de doce tipos de extinción de contrato previstos en la ley, es muy común que se amparen en ellos para justificar cualquier clase de despido de sus trabajadores. Ahora bien, también el trabajador puede considerar injustificable ese despido y, si no lograra llegar a un acuerdo o solución con la empresa, tiene derecho a recurrir a un abogado laboral para que le asesore y, posteriormente, iniciar un juicio laboral. Es por ello que habrá que estar pendiente del entendimiento del juez de lo Social y de qué modo clasifique ese despido: procedente, improcedente o nulo.

Como ejemplo de despido improcedente puede citarse un viejo caso del valenciano Carlos Devis al que una sentencia del Tribunal Supremo de Justicia de la Comunidad Valenciana le devolvió el puesto de trabajo. Y esto ocurrió, precisamente, porque en una primera intervención el despido fue declarado como procedente pero, después de que Devis recurriera la sentencia afirmando que la decisión de la empresa era improcedente, el caso fue revisado y el Tribunal Supremo le dio la razón y pudo recuperar su puesto laboral.

Imagen: Google

Vía | Consumer Eroski