Escrito por Tendenzias

Contrato nuevo y derecho por ley a reducción

La reducción de jornada para poder compatibilizar la vida familiar con la laboral, suele ser la modalidad más conocida y usada, pero no es la única de trabajo a tiempo parcial, y es que puede haber diferentes tipos de contrato en función de las circunstancias que se dan. Aquí se estudian algunas.

Distintas situaciones iniciales

  1. Un recién licenciado que al terminar su carrera está buscando su primer empleo y le han ofrecido un contrato a media jornada. En este primer caso nos estaríamos refiriendo a un contrato nuevo a tiempo parcial, en el que la jornada es más corta que el mismo con una jornada a tiempo completo.
  2. Una trabajadora acaba de tener su segundo hijo; se incorpora a su trabajo, pero se da cuenta de lo difícil que va a ser el poder compatibilizar la vida familiar con la vida laboral. Ante esta situación tiene pensado reducir la jornada. En este caso se trata de un contrato a tiempo completo en el que se quiere reducir la jornada. Tiene derecho a la reducción de jornada.

Contrato nuevo

En el primer caso se refiere a un contrato nuevo, el cual debe hacerse por escrito en el modelo oficial que está establecido. En dicho contrato tiene que aparecer siempre el número de horas ordinarias de trabajo que han sido contratadas al día, a la semana, al mes y al año; y la distribución horaria.

Si todos estos datos relativos al tiempo de trabajo por el que se contrata no aparecen en el contrato, se presupone que es a jornada completa. En este caso, el empresario tendría que presentar una prueba que pueda acreditar el carácter a tiempo parcial de los servicios del empleado o trabajador.

Derecho por ley a reducción

Hay casos en los que el trabajador podrá ejercer su derecho a la reducción de jornada solamente con solicitarlo, además él puede elegir la forma de reducción de jornada.

Se puede dar la circunstancia de que en una empresa dos o más trabajadores coincidan en querer reducir la jornada por el mismo sujeto que causa el pedir esa reducción de jornada (por el mismo hijo o por la misma madre impedida), ante esta situación, el empresario puede limitar la simultaneidad por razones justificadas de funcionamiento de la empresa. Otros casos que se pueden dar son los siguientes:

  • Por guarda legal o cuidado de familiares. Los trabajadores que tengan un hijo menor de 8 años, o que tengan a su cuidado una persona con discapacidad física, psíquica o sensorial que no realice ninguna actividad retribuida, tendrá derecho a una reducción de su jornada laboral entre un octavo y la mitad, con la disminución proporcional del salario.
  • Los llamados cuidadores no profesionales, que son los que se encargan del cuidado de un familiar impedido que no desempeña ninguna actividad retribuida.
  • Las trabajadoras reconocidas como víctimas en casos de violencia de género, para poder materializar su protección a la asistencia social integrada pueden reducir su jornada siempre en los términos previstos en la legislación laboral o de la función pública que les sea aplicable.

El derecho por ley a reducción tiene que llevar implícito un motivo que le dé al trabajador el derecho de solicitarlo (por ejemplo, cuidado de hijos menores de 8 años o cuidado de familiares impedidos), por lo que si estos requisitos no se reúnen, nunca se puede obligar a la empresa a que cambie el contrato de tiempo completo a tiempo parcial. No obstante, hay que matizar que la empresa, sí o sí, tiene la obligación de informar a los trabajadores sobre la existencia de puestos de trabajo que están vacantes para que puedan presentar sus solicitudes de conversión voluntaria de un trabajo a tiempo completo a parcial, o viceversa.

Más información detallada sobre estos conceptos y más relativos al mundo laboral, en los siguientes enlaces:

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos